Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 03
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Niebla

    Salí de Ciutat para observar el paisaje entre la niebla. Y al llegar noté enseguida que la niebla sobre el valle puede ser un estímulo para dejarse llevar por la mirada, como si no conociera este paisaje que me resulta tan familiar, velado por este manto blanco que le da un tono nuevo, casi desconocido. Lo primero que se percibe es la proliferación de sonidos: el trino de los pájaros, el balido de las ovejas, los ladridos de los perros, el aleteo de un insecto. No hacía frío. Al avanzar, el paisaje era un escenario irreal, pero lo conozco muy bien, así que la irrealidad no es más que un añadido de la imaginación. Los almendros parecen guardianes que vigilan la llegada del intruso. Me dejo arrastrar por el camino, con la conciencia de pertenecer a un lugar que aún ha de ser descubierto. Los postes del tendido eléctrico son mi faro. En la infancia, uno de mis juegos preferidos consistía en pegar mi oído a un poste y oír los golpes que un amigo le daba con una piedra a otro poste. Entonces yo le contestaba, y establecíamos una conversación en morse. Lo recuerdo ahora, entre la niebla, como si el pasado fuese también un espacio que hay que descubrir de nuevo, recreándolo a partir de un estímulo que surge por una causa imprevisible. En el fondo de toda experiencia hay una niebla que nos impide ver con claridad, pero basta avanzar para entender el proceso de la búsqueda de un significado. Mientras camino el sol empieza a abrirse paso, y desde el sur se abren boquetes de luz. Avanzo más rápido persiguiendo a la niebla que se desplaza hacia el norte. El valle se despeja, y sólo las montañas permanecen ocultas. En unos minutos, en un resurgimiento esplendoroso, la luz lo inunda todo: aparecen los almendros, los esqueletos de las higueras, los duros algarrobos, los cañaverales, las paredes, los pinos. Pero las flores de los almendros han acumulado pequeñas gotitas de agua que quedan sobre las corolas y que luego avanzan hacia el cáliz, y esto es malo, porque pueden pudrirse. En la belleza anida el peligro de alguna desventura, y en la experiencia del conocimiento hay que administrar con renovada constancia cada pequeño descubrimiento, por nimio que nos parezca. Anoto mentalmente la fecha de este viernes, cuando la niebla ocultó por unas horas lo conocido, para que en su recuperación todo volviera a ser, aunque no como antes, necesariamente.  

    Motivo: Paseo por Sa Cabaneta, entre la niebla, el viernes día 1 de febrero de 2013    

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook