Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 24
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Melodías en la oscuridad

    Salgo de casa cuando el supermercado está a punto de cerrar. Desde la suave pendiente del último tramo ya se escucha la melodía del acordeón. Cada nota me transporta a una sensación fugitiva de desamparo, como si de repente me hubiera convertido en un chipriota, o en un convaleciente. He salido a comprar una bombilla, porque ahora se funden con más frecuencia que antes, además de que su luz acaba por volverse parpadeante, como una vela. Por la tarde, en el centro, también he tenido que prestar atención a un acordeonista. Recuerdo aún sus manos, de dedos cortos y muy oscuros, sobre las teclas. Ciutat se convierte en una ciudad centroeuropea, un lugar que parece extraviado. La melodía de los acordeones se superpone a la imaginación y se balancea de un lugar a otro, de un lugar conocido a otro lugar desconocido. Busco una moneda en mi monedero, pero mi monedero es un cofre agujereado, y por primera vez me siento a disgusto con ese gesto caritativo que no puedo desatender y que me ofusca. La caseta de la Once aún está abierta, pero el bar ya ha cerrado. Deposito la moneda al salir, en un pequeño cuenco de mimbre. Detrás del acordeonista hay una mujer sentada que me sonríe con una expresión forzada por un agradecimiento que me turba. Al pasar debajo del pino y empezar a bajar la pendiente oigo apagarse la melodía de este hombre que desde hace meses es un apátrida  que vive con su acordeón en la oscuridad.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook