Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 09
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Más allá de las evidencias

    Las gotas que levanta el fuerte oleaje dispersan la luz de las farolas, que se convierte en una luz pastosa y densa, sin el contrapunto de la luz de la luna. El paseo del Molinar adquiere, a las diez y media de la noche, un aire de ensoñación. Las rocas son esculturas que ordenan fugazmente el camino peatonal. Las casas parecen deshabitadas, salvo algún restaurante de iluminación casi nórdica. Caminamos solos, sin cruzarnos con nadie, como si la noche algo destemplada frenara a los ciudadanos de disfrutar con esta pequeña aventura. Las olas no arrullan; braman, enfurecidas, pero sometidas a una secuencia periódica que es exacta. La naturaleza a veces nos ofrece muestras de una impecable solución matemática, y el tiempo queda marcado a intervalos precisos, y se nos ofrece limpio para los cinco sentidos. Hemos salido hace un rato del bar de Manolo, que nos ha servido un estupendo plato de jamón, entre el estrépito de las conversaciones de los parroquianos y la intensa música de fondo, coplas y flamenco, esa alegría de naranjo enlutado que tanto me gusta saborear. Pero ahora, en el paseo, la música es el mar agitado a nuestra izquierda, y nuestros pasos son los pasos de tres amigos que disfrutan de estos momentos de claridad, a pesar de que todo está casi oscuro, casi impenetrable. Cerca del Paseo Marítimo nos despedimos y yo me subo al autobús y sigo mirando por la ventanilla a través de los cristales empañados. Ciutat es una ciudad subjetiva, un lugar para ir descubriendo a medida que uno aprende a descifrar lo que hay más allá de las evidencias, activamente.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook