Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 07
    Mayo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Madrid

    Madrid, o la conversación que no cesa

    En el 147 una señora me pregunta si la avenida que está justo enfrente es la Avenida de Asturias. Lo sé por casualidad, a pesar de los años transcurridos, porque recuerdo nombres de calles y de plazas, toda esa información sobre los lugares queridos que la memoria conserva como oro en paño.

    Le contesto que sí, que es la Avenida de Asturias, y entonces ella me cuenta que en esta calle su hija va a clases de yoga, y practica natación. Vivo en el Barrio del Pilar, cerca de La Vaguada, sabe usted, me dice con una voz muy clara, llena de calor humano, y de cordialidad. Hace 32 años que se inauguró La Vaguada, ¿se acuerda usted? No me conoce, pero me habla como si fuésemos viejos amigos. Sus seis hijos no le han dado nunca ningún disgusto, y a uno de ellos le puso de nombre Jesús.

    Como a Jesús de Medinaceli, a quien le agradezco todo lo bueno que me ha dado la vida. A veces, cuando le digo a mi hijo Jesús que voy a ver al otro Jesús, me dice que le salude de su parte. Se despide de mí en Plaza de Castilla, mientras que yo sigo hacia Ríos Rosas, en donde quiero ver la exposición de Paco Gómez en las instalaciones del Canal de Isabel II.

    Al llegar, me doy cuenta de que los que asisten a la exposición son fotógrafos, con su cámara al hombro y su disposición a disfrutar del legado de Paco Gómez. Yo no lo conocía. Sí, en cambio, conozco la herencia de otros miembros de La Palangana. Cuánto nos queda siempre por saber, y qué ilusión produce encontrarnos con una exposición como ésta. La España que ellos descubrieron, la real de verdad, la que ahora podemos atisbar gracias a ellos, a los fotógrafos como Paco Gómez, nos sirve para conocernos mejor a nosotros mismos.

    Se nos ha hecho tarde y hay que ir a comer a casa. En la pescadería, nada más entrar, el amable dueño del establecimiento me ofrece una gamba, y como me gusta mucho me da otra. La merluza que le compro es una maravilla. De pincho, de carne compacta y tiesa, dará juego simplemente hervida, con aceite de oliva y con los espárragos trigueros como acompañamiento.

    En la frutería compro los primeros albaricoques de la temporada, y una señora se refiere al amor que muestra Raúl a sus parroquianos. Y Raúl no se deja vencer. Su respuesta es profunda, como si la hubiera sacado de su interior con sorna e inteligencia. Y contundente:

    -Amar es compartir, pero no repartir.

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook