Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat Fotografías

    Los candidatos

    En la parada del autobús hay un panel iluminado con el retrato de Pedro Sánchez. Es una fotografía extraña, porque al acercarte a ella parece que no mira a ninguna parte, en todo caso a un punto indefinido. El semáforo pasa del rojo al verde. No circula ningún coche. Un hombre trajeado camina lentamente por la acera de enfrente.

    Según mi teléfono móvil, el autobús llegará en siete minutos.

    A medida que te acercas a la fotografía, vas viendo detalles que a media distancia pasan desapercibidos. La cara está muy maquillada, se han hecho retoques, como se estila hoy en día, pero se han dejado los puntitos negros de la barba bien cortada en la zona del mentón. Las mejillas parecen coloreadas, y sin duda han sido expuestas a una transformación casi televisiva. Siempre me ha parecido desagradable tener que someterse a cambios para adaptarse al medio. Para qué hay que maquillarse para salir por televisión o para hacerse una foto.

    Según mi teléfono móvil, el autobús llegará en cinco minutos.

    En el periódico de ayer, Pedro Sánchez aparecía en una foto dando la mano a un vendedor de frutas y verduras. Sonriente, su mano derecha acercándose a la mano del vendedor, los tomates a un lado, las coles arriba, en un estante en el que también hay lechugas. Los mercados dan mucho juego en las campañas electorales. Hace unos días en el Mercat de l'Oliver hablaban animadamente de la visita de Mariano Rajoy.

    Ya en el autobús, en una de las paradas veo el retrato de Mariano Rajoy, en actitud reposada, con expresión reposada y a la vez activa, como si estuviera trabajando mientras el fotógrafo está a su lado intentando una toma que justifique la campaña. Todo está sujeto a las exigencias de la necesidad de vender un producto concreto: vivimos inmersos en la mercadotecnia de las apariencias. Y quizás sea éste el fundamento de las relaciones humanas en nuestro mundo contemporáneo.

    En la parada de la Plaza Gomila se suben al autobús muchos jóvenes, las caras de cansancio, su paso diligente aún a pesar del sueño que dejan traslucir, las maneras alegres de los que aún no necesitan mirar las cosas de cerca, como si no les fuera en ello su vida, y la vida de los otros. Se sienta una joven a mi lado, y su acompañanate la besa con besos sonoros, como si se buscara en los labios de ella.

    Cuando el autobús arranca de nuevo miro a la derecha y veo a Pedro Sánchez. En la parada de la acera de enfrente está Mariano Rajoy, y todo lo demás se puede contemplar sin compromiso alguno: las calles, la madrugada, Venus, el domingo en plenitud, sobre todo cuando se siente que lo que ha de suceder nunca se puede prever del todo, aunque haya que esforzarse en la dirección más adecuada.

    Y esto cada cual lo ha de saber, a pesar de las dudas que acechan,

    irremediablemente.

     

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook