Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 01
    Julio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    Lo nuevo y la memoria

    Vemos lo que hay en la ciudad a través de lo que desaparece. Y son muchos los locales de referencia que desaparecen. Un día es un local  y otro día es otro: Casa Roca cerrará sus puertas y nos quedaremos con un lugar más en la memoria en el que ordenar Ciutat. Cuando camino por la calle Sindicat me vienen de golpe aromas de la infancia y un regusto de regresos a Sa Cabaneta: mi abuelo me traía un borracho y un palo, y para mí eran pasteles y tesoros. Sí, claro, mi Isla del Tesoro era aquella ciudad desconocida a la que los del pueblo llamaban Ciutat. Algún día yo también iría allí a pasear, o a estudiar, o a descubrir mi mundo, aún en ciernes. Algún día descubriría el mar, visto de cerca, no a lo lejos desde Es Campet, cuando era un horizonte azul con mariposas. Las cosas que ahora disfruto son un reflejo casi mínimo de aquellos placeres de antaño, aunque ahora he descubierto otros nuevos que aparecen de repente a la vuelta de la esquina: un concierto, una conversación, un cuadro en un museo, una sensación de novedad que Ciutat es capaz de darme. Nuestra ropa de madurez no es sólo la nostalgia , sino también las oportunidades y la vida necesaria. Casa Roca, Menajes Serra, Dingola, Tot Clàssic: me vienen a la memoria y me quedo a la espera de nuevas querencias. Hay que mantenerse siempre alerta ante lo nuevo que vaya a surgir. El Tiempo no espera a nadie, y hay que agarrarse a él y seguir, seguir, seguir.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook