Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 13
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mallorca Bunyola

    Las piedras de Bunyola

    Mallorca llena de piedras: piedras de las paredes secas que se desmoronan, rocas caídas de las montañas, piedras que tus pies pisan continuamente, los zapatos gastándose poco a poco. Caminas durante horas por las laderas de las montañas de Bunyola y tus pies tropiezan con piedras de todo tipo: grandes, pequeñas, medianas. Piedras que son las señas de reconocimiento de esta tierra poderosa y humilde a la vez. Poderosa, porque lo resiste todo: la especulación y la experiencia, la historia y el presente; humilde, porque se te ofrece con una inocencia enternecedora. Veva me recomienda la música de Arvo Pärt, y parece que le va como anillo al dedo a esta tierra llena de piedras. Con la música de Arvo Pärt eres capaz de ver lo que el tiempo ha hecho con las piedras: redondeadas, afiladas, amorfas o delicadas, algunas te recuerdan el rostro de los hombre primitivos, la cara de animales prehistóricos, el perfil de un pez desconocido: las vas viendo a medida que avanzas, y mientras has de pisar sin remedio a las más pequeñas, vas mirando las formas extrañas que las otras te comunican: las que se parecen a animales prehistóricos te empujan a imaginar lo que se esforzaron para sobrevivir por estos parajes; las que se parecen a un hombre primitivo -ese mentón, esa cara perpleja- lo que vieron esos ojos que ahora son capaces de transformarse en ojos escrutadores: los tuyos. Qué variedad de mensajes. Otro día subiremos a Fátima, esa mole que tenemos justo delante, como una certeza sin dogma, sólo roca, sólo lo que es, roca grande que se originó un día por algún cataclismo y que con otro cataclismo algún día lejano desaparecerá.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook