Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 05
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La prima de esfuerzo

    La horrible situación del país se manifiesta en el entorno de cada ciudadano. Sales a la calle y lo percibes enseguida. Quizás, influido por los titulares del periódico de hoy, todo se aprecia más: la suciedad de las aceras, la falta de armonía de la calle, en la que se alternan edificios de diferentes alturas y de diferentes colores: qué educación ciudadana pueden absorber los niños si su mirada se va a nutrir de esta ausencia de belleza. En el suelo, en unos pocos metros, hay un paquete de tabaco, mierda de perro incrustada en las baldosas, pintadas que ensucian la pared, contenedores sucios. El entorno de cada ciudadano refleja la situación del país. Ya no se trata de focos de corrupción puntuales, sino de síntomas que nos delatan desde hace tiempo. Ciutat es también un resumen: el palacio de congresos paralizado, el edificio de gesa vacío, gran parte de la ciudad muy mal planificada, una sensación de parálisis mental que nos azota y que requiere un golpe de timón. Y sin embargo luego, de regreso a casa, te fijas en una planta de flores amarillas contra la pared sucia del supermercado, y en un extraño cielo azul que preside el día, como si entre toda la ponzoña que nos inunda surgieran de repente vínculos con la posibilidad de un renacimiento, esa conciencia de que la sensación de desaliento debe ser compensada con un puntito de esperanza, no desde un vacío espiritual más o menos etéreo sino desde la fuerza interior que nos ha de impulsar a ser mejores, forzosamente

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook