Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 18
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat 5

    La mugre de las calles

    Después de recoger nuestros abonos para la próxima temporada de la Orquesta Sinfónica, Veva y yo caminamos hacia el centro de Ciutat, aprovechando que a las nueve de la mañana aún se puede gozar de una temperatura más o menos soportable. Pero el paseo se ha de topar por fuerza con un inconveniente que molesta tanto o más que el calor, y que, desde luego, asociándose con él, produce estupor. Más que inconveniente es un obstáculo insalvable, porque no hay manera de dejarlo a un lado, o de hacerse a la idea de que no existe. Se trata de la mezcla de suciedad y de malos olores que han pasado a formar parte de las calles de determinadas zonas de Ciutat. Suelen ser las calles que están detrás de las más conocidas, aunque éstas tampoco se escapan de la mugre, y que parece que hayan sido olvidadas desde hace décadas por las sucesivas administraciones municipales. No se trata de una suciedad cualquiera: es una suciedad que ha echado raíces en las aceras y en los bajos de los edificios, con el olor fosilizado de los orines de perro en las esquinas, en la base de los postes del tendido eléctrico, en las puertas correderas de los locales comerciales, y que requiere una solución inteligente, es decir: eficaz, y no eslóganes de campaña electoral, que como es bien sabido suelen acabar en nada. Cuando llegamos a la Plaza Madrid parece que por fin respiramos, aunque esto no significa que de sopetón estemos salvados. Ni mucho menos: la desaparición de la mugre es gradual, hasta el centro de Ciutat, y aún así hay que ser precavido, ya que el centro tampoco es un ejemplo de limpieza. Qué va. Alrededor de los contenedores hay de todo: reguerillos de líquidos inclasificables, restos orgánicos, trozos de cristales rotos, por no hablar de los contenedores para reciclaje de aceite, que se han convertido en depósitos que, nada más acercarnos, nos obligan a hacer marcha atrás y a huir cuanto antes. No toda la culpa es atribuible al abandono de los responsables políticos: hay ciudadanos que dejan encima del filtro las botellas de aceite envueltas en plástico, que acaban por pringar no sólo el depósito sino los alrededores. ¿No sería mejor debatir sobre esto, en vez de perder el tiempo en el innecesario debate sobre las terrazas del Borne?

     

    Ciutat, 5

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook