Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La inteligencia del interlocutor

    Nos encontramos en un bar al lado del Retiro, y enseguida reemprendemos una conversación que empezó hace casi treinta años. Después de tomar café, bajamos hacia el Paseo del Prado, dejando que las calles adyacentes nos marquen el camino. La observación provisional de días anteriores parece que se sustenta con más datos: es cierto que hay cada vez más ciudadanos en bicicleta. Por la calle Huertas hay bicicletas aparcadas enfrente de los bares y de los edificios de oficinas. En La Fábrica se expone una extraordinaria colección de retratos de August Sander, uno de los pioneros de la fotografía. Hombres, mujeres, niños, jornaleros, burgueses, obreros, campesinos trajeados: un muestreo representativo de la Europa de las primeras décadas del siglo veinte. Se sorprendería, August Sander, del precio de cada reproducción: 3300 euros. Más allá, algunos mendigos duermen en bancos de madera, ajenos a la velocidad de vértigo de la ciudad. La maldita crisis se nota por doquier: hay establecimientos cerrados, y en este último verano ha disminuido el número de turistas, al contrario que en Mallorca. Madrid, sin embargo, siempre despliega su alegría, por muy adversas que sean las circunstancias. Al llegar a casa me doy cuenta de que ni Manolo ni yo nos hemos fijado en la estatua de Federico García Lorca en la Plaza Santa Ana. Habrá que ir otro día a ver si tiene una nueva alondra entre las manos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook