Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 08
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat Fundación MIró

    La felicidad de una exposición

    En uno de mis cuadernos, abierto un poco al azar, leo una frase de Louise Bourgeois. "No estoy interesada en la belleza de la piedra. La doy por hecha. Yo intento expresar los devastadores efectos de las emociones que experimentamos. Ése es mi tema". Y de golpe me viene a la mente la exposición de Louis Bourgeois, hace diez años, en la Fundación Miró. Me llamó Rafael Alomar para que fuésemos con él. Vinieron nuestras hijas, que disfrutaban a nuestro lado pero también a su aire, buscando las esculturas de Joan Miró y  riéndose con la que se parece tanto a ET. De Louis Bourgeoiss creo que no había escultura alguna, tan sólo dibujos o fotografías, aunque no tengo imágenes precisas, porque lo que conservo son los sentimeintos de aquel día. Hacía un sol muy agradable en el jardín. Siempre que uno va a la Fundación Miró se tiene la sensación de que en cualquier momento se va a acercar Joan Miró a conversar o a mostrarnos lo último que está haciendo. Un día alegre, una conversación con gente que se iba acercando a nuestra mesa y que nos iba contando cosas que me interesaban, casi como si de alguna manera formaran parte de mí. Rafael se sentía feliz en aquel ambiente: lo que tenía a su alrededor era el eje de su experiencia. Yo sólo conocía la inmensa araña del Museo Guggenheim de Bilbao, y nada más. Aquel sol del mediodía, la mesa grande en el jardín y todos nosotros sentados conversando y tomando cerveza: después fuimos a comer juntos, y el día se convirtió en un recuerdo agradable. Louis Bourgeois aún vivía. Y Rafael también.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook