Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 29
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La ciudad es una exigencia del pensamiento, no un refugio

    Giramos hacia el estrecho callejón que abraza la iglesia de Sant Jaume por el costado de la sacristía. Hemos retrocedido por el túnel del tiempo varios siglos de golpe, pero viene hacia nosotros una mujer, y regresamos al siglo veintiuno. Es una anciana que avanza con dificultad, ligeramente encorvada, y que para poder saludarnos ha de levantar la cabeza con esfuerzo. Su bastón es la palanca que le abre las puertas de su mundo, o lo que queda de él. Parece que lleva en sus espaldas el peso de su experiencia, y sin embargo en cada paso hay afán de supervivencia: cuánto esfuerzo para poder avanzar unos metros, para poder hacer lo que otros hacemos mecánicamente. La capacidad de movernos de un lugar a otro, de acelerar el ritmo si hace falta para poder llegar a la hora prevista, de poder subir las escaleras con rapidez, de cargar con la bolsa de la compra recién hecha: son actos elementales que algún día también precisarán del apoyo de un bastón. La anciana nos ha deseado buenas noches con una voz nítida que revela lucidez, y pensamiento. Nuestros pasos ahora resuenan en la calle, y no nos cruzamos con nadie más durante varios minutos. Por la tarde, unas horas antes, había conversado con Tin sobre su retrato de una mujer que tiene su cara ladeada hacia su derecha, una cara huesuda de facciones duras que necesita apoyarse en su mano para poder sobrevivir. Es la expresión de una mujer que piensa y que duda y que quiere luchar para seguir no se sabe en qué dirección. La recuerdo ahora, mientras caminamos abrigados por esa luz dulce de las farolas de la ciudad antigua, envueltos en un hálito de inquietud en el que están nuestras huellas, y las de muchos otros que nos precedieron. Todo lo que vivimos no es sólo una carga temporal que llevamos a la espalda, sino una exigencia del pensamiento.

     

     

    Motivo: Por Ca’n Serinyà, antes de llegar a la 5ª Puñeta

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook