Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 05
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Intimidad

    Al amanecer, en el Camí de Marratxinet, escucho con atención el canto de los pájaros. Ellos también se reconocen en este caudal de luz que inunda el paisaje. Es una luz velada aún por el gris perlado del cielo y por la tierra sedienta. Qué más da, en estos instantes, lo que pueda ocurrir más allá del valle. Cada uno de nosotros tiene derecho a un momento de intimidad, a captar lo más inmediato como si fuera, en efecto, intimidad revelada desde lo otro. ¿Pero el paisaje es lo otro,  o es quizás lo más cercano a nosotros mismos, una continuación de nuestro cuerpo? Nuestro cuerpo es polvo de estrellas, no en sentido figurado o metafórico sino de verdad: cada cien años se produce la explosión de una supernova en la Vía Láctea, y en el Universo entero la frecuencia es altísima, casi inimaginable. Cada uno de nosotros, y las ovejas que ahora tengo a unos metros de mí, y los árboles que exploran el campo desde su inmovilidad, como solitarios en compañía de otros solitarios: somos esquejes de estrellas que estallaron hace miles o millones de años. Amanece lentamente, amanece de la misma manera que crecemos a largo de la vida, nuestro cuerpo inmerso en un continuo rumor que se nutre tanto del mundo exterior como de la conciencia, esa lucecita que a veces reconforta y a veces nos somete con rigor a las verdades que preferiríamos no ver, o no saber. Dejo que la mirada se pierda en el horizonte, justo después de haberse deleitado en lo más cercano, con suavidad.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook