Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 15
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Imaginando maravillas donde hay carencias

    Camino bien abrigado, aunque a los diez minutos me he de quitar la bufanda, y al cabo de otros diez ya me sobra la gorra. Luego me fijo en la luz, que suele ser el termómetro de las estaciones. Antes de la puesta de sol, la luz es muy viva. Tiene la transparencia de los días de invierno, pero es brillante, como si fuera más aguda. Hace un año nevó, pero este mes de febrero es en buena parte un anticipo primaveral. De regreso, vuelvo a casa en autobús, y me dejo arrastrar por lo que se me ofrece durante el trayecto. Qué suplicio. Mirar Ciutat es una experiencia demoledora: los edificios son de diferentes alturas, y las fachadas laterales al descubierto sirven para desnudar asimetrías y codicia. ¿Cómo es posible que una ciudad supuestamente moderna haya podido llegar a eso? La costumbre de vivir rodeado de un desorden semejante puede llegar a anular la capacidad de crítica, porque las costumbres nos dejan inermes. Este es el origen de la claudicación: dejarse arrastrar por el desdén, que no admite dudas, y mirar por costumbre, sólo por la costumbre de ver lo que vemos, imaginando maravillas donde hay carencias. Alguien me dijo no hace mucho que le había impresionado Bilbao, con sus hechuras de ciudad acogedora y bella, con su transversal espacio de utilidad y estética. Pero no Bilbao, o no tan sólo: la mayoría de las ciudades españolas de la mitad norte, y bastantes de la mitad sur, han conseguido en los treinta y tantos años de democracia un empuje racional hacia una mejora que cualquiera puede observar, y gozar. Después, cuando anochece, estoy en la calle San Miguel, y me dejo llevar por la sensación de ciudad que permanece aún en la memoria, y en la que el pensamiento se puede reconocer, sencillamente

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook