Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 20
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mallorca

    Imágenes que surgen de nuevo

    Su imagen se me aparece con los bordes difusos: una mujer que durante mi infancia me hablaba desde el portal de su casa. Por las mañanas yo iba al colegio, a pie, mi cabás en la mano con los útiles de entonces, y al cruzarme con ella repetidamente se estableció una relación que más tarde, por fuerza, se quedó en el olvido. Se lo comento a su nieta, que me escucha como si en efecto yo le contara algo que ella sólo intuye, y quizás celebra, porque siempre es bueno oír lo que de nuestros abuelos nos cuentan los otros. La memoria es la depositaria de las imágenes que nuestros sentidos han ido recogiendo, de forma sucesiva, como una gran enciclopedia que se rige por un orden extraño. ¿Cómo salen a flote después, quién sabe cuándo, una a una, y nos estimulan de nuevo, y en su resurgimiento nos seducen, con su pizca de consuelo, sin premeditación alguna? Un olor, un aroma, una brizna de hierba, un tono de voz: es algo tan sutil que a veces no basta, y la imagen, en su lucha por salir a la superficie, no lo consigue, y vuelve a su sima de neuronas. Pero quizás el olor reaparece de pronto, o la brizna de hierba se sitúa en el lugar preciso de su origen, y es un campo orientado en un espacio concreto, o el tono de voz alumbra un cuerpo, que de súbito nos hace pensar en ese cuerpo y en nosotros mismos. La imagen se aviva y existe, nos acompaña y también la acompañamos: la perduración de lo vivido nos hace humanos.

     

    Apostilla.- Los útiles de entonces: un plumín, un cuaderno de caligrafía, una goma de borrar, un lápiz, el parvulito. Una unidad de cada cosa, una unidad tan sólo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook