Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 27
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    'Historias del barrio', de Gabi Beltrán y Bartolomé Seguí

    Al leer 'Historias del barrio', de Gabi Beltrán y Bartolomé Seguí, he tenido la sensación de pasear por Ciutat con la pretensión de observarla con detalle, sin dejarme llevar por ningún deseo de alterar lo que se ve para endulzarlo, o mitificarlo, o convertirlo en objeto de venta o de promoción turística. Lo que se describe en los dibujos de las calles, en ese gato que corona la tapia, esos cables que cruzan la calle, esos balcones que surgen de las fachadas con macetas y ropa colgando: despojados de cualquier atisbo de endulzamiento, los elementos de Ciutat que aparecen en los dos libros consiguen que la expresión del alma de la ciudad sea tan transparente que parece que estamos inmersos en ella. Los que caminamos  con asiduidad por sus calles, al leer la historia de Beltrán/Seguí sentimos que la vida que se nos cuenta es la que hemos entrevisto tan sólo por el hecho de observar con detenimiento lo que se ve en una callejuela, en un rincón, en una plaza. Ha cambiado la piel de Ciutat en los últimos años, sin duda, pero sigue siendo reconocible en los puentes reales que nos llevan desde la actualidad a los dibujos de los dos autores, referidos a los años ochenta. Las calles verdaderas son las que aparecen en estos dos libros admirables. Las aventuras y desventuras de los protagonistas sólo tienen sentido al reconocer a los chicos deambulando por las calles enigmáticas y vibrantes de una ciudad que ha sido sometida a un endulzamiento un tanto grotesco por los que ensalzan la cultura oficial. La tendencia a idealizar la ciudad necesitaba de este contrapunto lúcido y valiente. Dos novelas gráficas imprescindibles.  

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook