Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 11
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hablar sobre nosotros es hablar del mundo

    Durante la sobremesa hablamos de muchos asuntos sin esbozar ninguna teoría. Relatamos anécdotas que proceden de la experiencia de cada uno de nosotros. Entrevemos que sólo las palabras otorgan realidad a esta experiencia personal. Lo que vale es el fluir de las palabras no sujetas a criterio alguno, una manera de acercarnos a lo vivido con la formación que estamos adquiriendo de mayores. ¿Qué haremos cuando estemos jubilados? ¿Dónde están los límites de una persona que deja de trabajar? Nada se puede concretar aún, nada se puede entrever, ni tan siquiera a través de un intercambio de opiniones. Cada uno hace sus planes, pero los planes de madurez no sirven para casi nada. Estamos sentados en el comedor, y enfrente de mí, detrás de la cristalera, hay unos árboles que forman parte de la vegetación de la garriga. Hay tres parejas de pinos, una pareja de acebuches, y unos cuantos pinos sin pareja, una reproducción casi teatral de los individuos de una sociedad cualquiera. Mi  mirada se detiene en esta naturaleza original, que ha subsistido por el empeño de nuestros amigos. Lo que hemos de saber acerca de nosotros tiene alguna relación con estos árboles. Puede ser un buen símil para la vida propia: la propensión a un cierto orden, a un camino ya elegido pero aún propenso a encrucijadas, a un vivir sosegado o convulso, según soplen los vientos que llegan de fuera, y que nos obligan a la serenidad y al equilibrio, inevitablemente.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook