Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 08
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Fragmentos del mundo

    Tantas cosas que uno querría hacer, y parece que el tiempo se concentra en un intervalo que se estrecha cada vez más, en una sucesión de gozos y de dolores, de pasión y de abulia. A medida que pasa la vida el tiempo se contrae, y uno añora aquellos interminables años de la infancia, cuando entre el empiece del curso y la llegada del verano siguiente la vida transcurría con una lentitud casi prehistórica. Cuando miro aquellos lugares, me sorprendo de que haya piedras que sigan ahí, árboles que se mantienen en su sitio, inscripciones en la pared que fueron cinceladas como esculturas que han de resistir generaciones y generaciones. La vida es esa agitación de los sentidos que nos deja inermes cuando nos enfrentamos a estos sentimientos de desposesión. A medida que nos alejamos del centro de la vida, la experiencia se sostiene sobre fragilidades y equilibrios inestables que en cualquier momento se desmoronan como torres de frágiles cimientos. Hay una música que se ahoga en el tiempo, y que si la escuchamos nos deja con una melancolía absurda, cuyo sentido es tan sólo su rigor implacable. Lo que hemos de hacer nunca se sabe, porque sólo el futuro nos va a bendecir o condenar, como los dioses. Qué extrañeza produce cumplir años, mirar hacia atrás y encontrarse en el camino sin saber si habrá nuevas encrucijadas, nuevos motivos de reflexión sin certeza clara a la vista. Cuán necesario es comprender que cada uno de nosotros es también un fragmento del mundo, y que el mundo ora envilece, ora ayuda, azarosamente. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook