Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 28
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Final de la primera mirada

    Mientras caminamos por Ciutat rodeados de otras personas, con la sensación no sólo de descubrir lo que miramos sino de ser descubiertos por lo que nos rodea, constatamos que a una primera mirada le siguen otras, y que en esta sucesión de encuentros reside el origen de la madurez. Así es la experiencia: un continuo deambular entre lo conocido, como si lo conocido fuese también un paisaje lleno de sorpresas. Durante diez meses he intentado expresar cuál es la relación de un ciudadano corriente con su entorno. He comprobado que lo que observo no es vulgar, ni extravagante: más bien sobrio, elocuente y fugaz, y siempre interesante. Es mucho lo que ofrece Ciutat, pero debe ser descubierto con sigilo y persistencia, porque Ciutat es una ciudad que se oculta sí misma, perezosa y llena de rubor. Me gustaría que los pintores de la calle de Sant Miquel no desaparecieran nunca, y que los músicos que iluminan las calles nos acompañaran siempre, y que las panaderías de horno de leña no dejaran de enriquecer nuestra alegría por lo verdadero, y que los ciudadanos guardasen este tesoro que nos hace sociables: la ciudad donde vivimos. En otoño estamos sumergidos en una leve melancolía, y nos dejamos llevar por el fluir del tiempo, ese don inevitable que corroe el cuerpo y embellece la conciencia. Es el final de la primera mirada. Sería absurdo repetirme, así que pongo un punto y aparte y me despido, cordialmente.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook