Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 06
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Exploración

    Me voy a Sa Cabaneta por la tarde, y al llegar hay un cielo azul muy limpio, que descongestiona la mirada y que convierte el domingo en un breve período de plenitud. La carretera, con el horizonte de montañas, se convierte en un camino que serpentea entre un suave esplendor de la hierba. Los acontecimientos que observo son casi transparentes: las amapolas, que parecen sobrevivir milagrosamente después de cada golpe de brisa; las margaritas blancas y amarillas, que son tan resistentes; la sensación de que todo es fugaz y que, sin embargo, permanece a lo largo del tiempo, con muchos detalles que cambian y cambian sin cesar, dejando a salvo un poso de cosas conocidas que hace que todo sea reconocible. Me dejo llevar, ando y ando sin que apenas se note el cansancio,  y me cruzo con ciclistas que me saludan con amabilidad, porque me ven como un compañero de viaje. No es que haya un exceso de tranquilidad, ni de silencio, porque en las cercanías de la autopista el ruido es de una dureza excesiva, y se incrusta en el cuerpo, que siente de sopetón el enorme contraste. Pero yo sigo hacia Marratxinet, que es un lugar tan hermoso, no sólo por mis circunstancias personales, que sin duda contribuyen a que me lo parezca, sino porque objetivamente pienso que en su seno hay un orden que nutre a lo que podríamos llamar el espíritu del lugar. Podría seguir andando y gozando de este fugaz domingo de primavera, como si no fuera necesario volver. Pero hay que volver, y de regreso reflexiono acerca de lo emocionante que resulta la exploración de lo que creemos conocer, sabiendo que al hacerlo siempre descubrimos detalles desconocidos de cada uno de nosotros.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook