Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 02
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El verdugo

    Hace cincuenta años que se rodó El verdugo, de Berlanga, y cuando la vi por primera vez me pareció que las imágenes de Ciutat que aparecen en algunas escenas no me parecían de Ciutat sino de otro sitio, como si algunos lugares se prestasen a ser objeto de miradas aparentemente desligadas entre sí. Aquello, que entonces me sorprendió, ahora me parece algo evidente, y tiene mucho que ver con la esencia de Ciutat, que empieza a ser un lugar de lugares, en el que, por ejemplo, las personas que vemos caminando por el centro forman cada vez más un conglomerado sin unas características que puedan ser reducidas a modas o tendencias. En El verdugo se trata a Ciutat sin la condescendencia bobalicona de otras películas leves de entonces que se filmaron por aquí. Aunque para mí toda la carga profunda de El verdugo de Berlanga se ha de complementar con una foto memorable del gran fotógrafo madrileño Alfonso Sánchez, que produce desolación nada más enfrentarnos a ella porque logra transmitir con fuerza el desamparo de un hombre sin duda atormentado. En ella se ve a Casimiro Municio, de profesión verdugo, de pie, debajo de un árbol, pobremente vestido, con una mirada llena de miedo y de estupor, como si no entendiera que alguien pudiera ver en él motivo alguno para ser fotografiado, quizás porque sólo aspiraba a vivir lejos de todos, avergonzado. En el pie de la fotografía se puede leer que Casimiro Municio deseaba la abolición de la pena de muerte, pero su trabajo consistía en aplicarla. Vivía junto al cementerio y mataba la soledad en los merenderos de Las Ventas. Sentimos piedad ante el desamparo de este ser humano, que se acrecienta si la mirada a la fotografía se concentra en los detalles. El árbol en cuyo tronco se apoya creo que es un álamo, y junto a sus pies hay aún hojas caídas. Era el invierno en el que vivía Casimiro Municio, el auténtico verdugo, permanentemente

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook