Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 09
    Agosto
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    El Mundo, en Palma

    A medida que uno se acerca a las cosas con más intensidad, más se percibe la sencillez de ciertas experiencias. Pasear desde el Portixol hasta Ciudad Jardín, ver el mundo entero concentrado en apenas dos o tres quilómetros, el mar y la tierra escenarios de una combinación de gestos y de ceremonias. Casi sin apercibirnos de ello, esta parte de la ciudad se ha convertido en un escenario de la diversidad: fiestas de cumpleaños, cenas de familias enteras, reuniones de jóvenes con su música a cuestas, conversaciones sosegadas alrededor de una luz colocada en la arena, el embeleso de dos mujeres vestidas de blanco al ser recibidas en una religión que desconozco, pescadores que esperan impávidos el tesoro del mar. Todo sucede delante de nosotros mientras llegan aviones uno tras otro, sus luces que a lo lejos se confunden con estrellas, su ruido de pájaros grandes sobre el Hospital de Sant Joan de Déu, la sensación de que la ciudad tendrá que avanzar según el azar y la necesidad. Empieza a llover débilmente, pero la gente no se mueve, ni cambia su expresión: nadie se asusta por la lluvia, que apenas es un esbozo de otoño imaginario. Nadie se refugia, temeroso. La ciudad se desparrama, intensa, más allá de sí misma, más allá de todas las costumbres ancentrales que la definían. Ahora vive de nuevo en otras coordenadas, como si un GPS emocional hubiera trastocado su posición en el mundo. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook