Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 29
    Junio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Viaje

    El mar

    Viajar es una manera de conocerse. Al alejarnos del hogar las referencias concretas ocupan su lugar, pero enseguida quedan veladas por una mirada nueva, que se abastece de conclusiones provisionales. La distancia es el mejor observatorio de la intimidad que hemos dejado atrás. Y la ciudad empieza a desvanecerse como un sueño que al despertarnos se olvida. Al salir de la bahía se puede llegar a tener la falsa impresión de vivir sólo en el presente. Qué pasado puede haber en el mar, te preguntas, en este vasto territorio que se repliega en sí mismo y a la vez se expande, como si se repitieran incansablemente las mismas variaciones. Y sin embargo lo hay: el pasado aparece de golpe en un lado de la sala de butacas, en las fotografías de los barcos de la Compañía Transmediterránea en los que viajé muchas veces: Las Palmas de Gran Canaria, Ciudad de Compostela, Ciudad de Burgos. Un pasado personal que se funde en el pasado colectivo. Y aunque parezca que el futuro está suspendido, llegaremos al puerto de Barcelona, que forma parte de nuestra biografía. Y el horizonte, esta línea que desde la cubierta consigue romper cualquier ensoñación: es la confirmación de que lo imaginario no contradice lo real. Al cruzar el bar, el televisor emite destellos de lo que nos ha de volver a preocupar dentro de poco. Qué paréntesis tan breve. Y sin embargo cuánto rigor puede haber en la desnudez apátrida del mar. Sentados, como si la experiencia de vivir fuese también una forma de plenitud, un hombre y una mujer toman una copa de vino blanco.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook