Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 02
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Mallorca, y un recuerdo para Alberto Bergara

    Hablo con Biel sobre los recuerdos que tenemos de nuestra larga experiencia como aficionados del Mallorca. Casi nos ceñimos a los años sesenta, cuando íbamos al Lluís Sitjar, que era el lugar de los sueños, porque nosotros jugábamos a fútbol en campos pedregosos y duros, y poder correr en un campo de césped nos parecía, en efecto, un sueño. Todavía veo a Ricardo Zamora, que parecía defender la portería con un tremendo poder; a Vicente, un portero que aún hoy me parece increíble que jugara en el Mallorca; aquella defensa de pizarra: Doro, Bolao, Arqué, con su variante posterior: Doro, Sans, Victoriero; los simpáticos y valerosos Currucale y Mir; y las alineaciones que aún hoy nos sabemos de memoria, con jugadores que saltan por encima de décadas y décadas y llegan intactos hasta nosotros, como Pepillo y Alberto Bergara. Recuerdo una jugada geométrica que abrió mi capacidad de degustar el buen fútbol: un pase de Alberto Bergara a Domínguez, dentro del área, con aquella precisión que era característica del uruguayo. No hace mucho que leí que Bergara había fallecido en Londres. Fue entrenador de varios equipos de fútbol de mediana categoría, y en uno de ellos acabó siendo muy querido. En aquellos años mantenerse en primera era muy difícil para el Mallorca. Este hecho, por desgracia, se había olvidado desde el último ascenso, en 1997. En el último partido de cada una de las últimas temporadas, los aficionados puestos en pie tendrían que haber despedido con una gran ovación al equipo, por el mérito de permanecer en primera. Y ayer también. 

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook