Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 10
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El germen de una vida

    Una mujer, a la que vemos de perfil, mira a dos niños. Son un niño y una niña, que nos comunican su curiosidad por el mundo que les rodea. Él viste un abrigo beige, una gorrita con visera y guantes blancos; ella, que es algo mayor, una falda a cuadros, jersey, bufanda, gorro y guantes gruesos. El niño y la niña se apoyan en la barandilla, y ella sujeta con las dos manos una bolsa grande de color blanco, y los dos miran hacia el fotógrafo, pero ahora, medio siglo después, nos miran a nosotros, como si nos quisieran transmitir la felicidad de aquel día. La mujer les mira a ellos, quizás para prevenirles del frío y para aconsejarles con su mirada protectora, sus manos cogiendo el brazo del niño, que está a su lado, protegiéndolo de una improbable caída hacia atrás. En segundo plano se ve a un oso, un oso de verdad, al que la niña tapa, pero sólo en parte, ya que se le ve claramente la cabeza. Es el oso que habrán estado observando un buen rato, antes de darse la vuelta un instante, sólo un instante, para hacerse la fotografía. Un poco más allá hay una pequeña edificación de piedra, que debe ser la guarida del oso, y al fondo hay una hilera de árboles desnudos, un contrapunto que actúa de horizonte y que nos confirma que estamos en invierno. En el borde inferior del ribete blanco que rodea la fotografía, Rafael escribió: Jeanette, mi madre y yo en el Bois de Vincennes, París, 1961. Entonces tenía siete años. Hoy se ha despedido de todos con el aria Credete al mio dolore, de la ópera Alcine, de Haendel.

    Motivo: Tarjeta postal que Rafael Alomar regaló a sus amigos en su 55 cumpleaños, 48 años después de aquel viaje a París. La reproducción de la fotografía está en el reverso. El anverso es la fotografía de portada "UDA 4" , de Antonio Socías.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook