Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 27
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El día a punto de empezar

    Regreso a Ciutat de madrugada por la autovía. Aún no ha amanecido, y hay pocos coches. La repetición periódica de este viaje de casa al aeropuerto y del aeropuerto a casa no lo ha convertido en costumbre. Al contrario, siempre me parece un viaje diferente, una sensación de que hay que ir descubriendo el entorno desde una mirada original. Nada es igual que ayer, ni que unos años atrás. Estoy ante una leve sacudida de la memoria, que se dedica a indagar sobre los accidentes del paisaje. De repente me doy cuenta de que voy en sentido contrario. A la salida del aeropuerto han colocado conos debido a unas obras, y ahora voy hacia S’Arenal. Doy la vuelta en el siguiente desvío, y rehago el camino. Empieza a amanecer, aunque las cosas sólo se perciben por sus límites difusos. La central eléctrica aparece entre sombras, y una nube blanca sale de las chimeneas. La pasión que mi hija pone en todo lo que hace me emociona y a la vez me conmueve. Cuánto hay que esforzarse para ganarse la vida. Es una lucha sin cuartel. Siento que mi experiencia es insuficiente para poder entenderlo todo. Llego a la gasolinera, justo cuando acaban de abrirla. Soy el primer cliente del día. Me atiende un empleado muy joven. Antes de abrir el depósito permanezco unos segundos mirando los alrededores. La clínica, la rotonda, los árboles. Hay un silencio denso, el día a punto de empezar, una tensión agazapada en mi madurez física, que se parece a un interrogante permanente. De repente oigo el trino de unos pájaros, y en cada trino parece que hay a la vez una pregunta y una respuesta. La vida es ir viviéndola, como una partitura que interpretamos sin que al ir girando las hojas sepamos con certeza qué instrumentos vamos a necesitar.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook