Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 10
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El aliento de las personas humanas

    Aún es posible caminar como si hubiera algo por descubrir, porque la monotonía de lo conocido permite atisbar cosas, personas, lugares y encuentros que se cruzan con nosotros sin haberlo previsto. En uno de mis paseos entro por una rendija de Ciutat en un viejo palacio, y al subir la gran escalera central parece que asciendo hacia una gran interrogación. Y al instante me sitúo frente a unos árboles en la ladera de una montaña. No sé si el fondo musical endulza la visión de este paisaje que está suspendido en un vacío. Los pinos cuelgan casi de la nada, porque la ladera de la montaña es sólo el soporte lógico del entendimiento del observador. En la imagen hay una gran profundidad de campo, pero no es real del todo: la niebla o la blancura de fondo es una pregunta que suscita nuevas preguntas sin respuesta. Quizás más allá veré algo que me proponga otros retos. Camino por las salas del palacio, y entreveo una habitación roja con una cama que desprende frialdad y ascetismo. Pero es sólo un paréntesis del que me salvo con rapidez, y me sitúo de golpe delante de un polígono de 32 lados, cuyos vértices están unidos por 464 diagonales que en el centro determinan otro polígono en miniatura, un reflejo del grande. Me pierdo después entre estructuras desconocidas hasta que salgo a la calle y compruebo con alivio que los grandes plátanos siguen ahí, en su consoladora realidad. En otoño se refugian en nosotros, como si quisieran compensar su desnudez  y buscaran el aliento de las personas humanas.

    Motivo: Casal Solleric: expanded drawing '012: Árboles en la ladera de una montaña, de Bong Chae Son; Polígono, de James Lambourne;Sonata Claro de luna, de Beethoven, por Kate Paterson

      

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook