Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 28
    Abril
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Castilla

    Delibes, mirar despacio

    Miro algunas fotografías de Miguel Delibes: escribiendo, en su casa, rodeado de sus hijos, que se adivinan por ahí detrás; de caza, por Burgos, con esa expresión de hondura que se aviene con sus libros. A mí, que no me gusta la caza, siempre me han conmovido los artículos que publicaba en El Noticiero Universal y que están agrupados en el libro Con la escopeta al hombro. Al leerlos comprendo muy bien que sólo se dedicara a la caza menor. Cómo puedes disparar a un animal que te mira a los ojos: una perdiz muerta es un bodegón; un ciervo muerto es un cadáver, decía. 

    En la fotografía en la que está de pie, quizás en un momento de descanso, comunica la idea de que al caminar no sólo nos nutre el aire limpio, sino que atesoramos un conocimiento que no se puede obtener de otra manera. Todo lo que se ve en el campo nos constituye. Hace años, durante el verano, me gustaba mucho ir en bicicleta por los alrededores de Roa de Duerpo. Los chopos en las riberas de los ríos me siguen llenando la memoria de resonancias temporales. Como si siguiera viajando con la ayuda de mi mente.   

    Pío Baroja, después de leer El camino, envió una carta a Delibes para decirle que le había gustado, pero que le parecía muy triste. A mí, después de leer la novela varias veces, también me lo parece, pero por debajo de este sentimiento hay una manera de entender el mundo que se basa en algo que no es nada triste: la observación precisa de la vida que discurre a nuestro lado, y su influjo en cada uno de nosotros. Los demás nos constituyen. Algunas de las cosas que sé de mí se las debo a las sucesivas relecturas de varios de los libros de Delibes.  

     

    El camino

    Con la escopeta al hombro

    Miguel Delibes

        

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook