Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 01
    Junio
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    Conversar y, sobre todo, escuchar

    Unos cuantos amigos nos hemos reunido durante cinco o seis días para recorrer Mallorca y para conversar. Hablar con un hermoso paisaje de fondo es un estímulo para que las ideas fluyan con más eficacia, y para que podamos transmitirlas mucho mejor. Qué placer más grande que una conversación sin límite de tiempo. Carmen Martín Gaite, a quien Carlos conoció, aspiraba a esta conversación interminable, sin reloj, y algunas de sus novelas de madurez reflejan esa maravillosa pretensión. Durante la conversación, a veces se coincide y a veces no. Yo diría que afortunadamente no siempre coincidimos. Llorenç Vilallonga escribió en "Falses memòries de Salvador Orlan" que uno de los mayores placeres es conversar educadamente con alguien que no opina igual que nosotros. Y es que la conversación es un placer que aspira a algún conocimiento, sin importarnos las diferencias, porque las diferencias pueden ser explicadas y asumidas, y finalmente incorporadas a nuestro acervo interior: nos enriquecen. A veces pienso que los mallorquines somos ciudadanos a los que nos cuesta conversar, y que la tolerancia de que hacemos gala es sobre todo 'falsa tolerancia', es decir: incapacidad para afrontar las discrepancias desde un punto de vista comprensivo. El mallorquín medio a veces recula al enfrentarse a una idea que no comparte, olvidando que tolerar es aceptar al otro y enriquecerse con lo que nos aporta: un intercambio que es siempre ventajoso. A esto aspiro desde que tengo conciencia de la madurez. Lo que leí de joven ha de ser reelaborado con nuevas lecturas, y las conversaciones se realimentan. Cuántas maneras de mirar confluyen en la propia, que así fluye hacia otra versión de la vida vivida, que es como sucesivas capas de conocimiento que se sustentan las unas en las otras. Pasados estos días releo el poema 'Conversaciones poéticas', de Jaime Gil de Biedma, en el mismo lugar que lo estimuló. La terraza sigue siendo tan bella, o quizás más, porque la buganvilia es un entramado polifónico de ramas y colores, y la experiencia de  ahora es tan intensa como la de los que se reunieron en el hotel en 1959. Y apruebo lo que dice " ... mis ideas / sobre cualquier posible paraíso / me parece que están bastante claras / .../ para qué no admitir que fui feliz...?"

     

    Conversación en Formentor con mis amigos Albertiyele, Carlos, Montse y Carmela, 2016

      

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook