Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 16
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ciutat

    Ciutat, por Josep Planas (I)

    Entro en la biblioteca de La Misericordia como si entrara a buscar un tesoro que está escondido al lado de un pilar, a la izquierda. Es la balda en la que hay libros de fotografía, selecciones de imágenes de grandes fotógrafos que me gusta contemplar sentado en una silla que está justo al lado. Cojo un libro y lo degusto como si estuviera viajando con el fotógrafo, porque la fotografía es un viaje que puede ser tan fructífero como si lo hubiéramos realizado. Nos abre a horizontes indefinidos pero veraces, esa forma de entender el mundo que consiste en acercarnos a las cosas que nos han dejado otros y acariciarlas, reconducirlas a nuestro interior y darles la forma adecuada a nuestro entendimiento. Hoy he entrado en la biblioteca para volver a contemplar las fotografías de Josep Planas, sobre todo las de Ciutat, aquellas que nos devuelven con una transparencia casi mágica la vida de entonces. Dos marinos norteamericanos observan a tres niños que juegan en la Plaça de la Drassana. Es difícil que ahora, 50 años después, podamos ver la escena repetida, porque ya no hay niños que jueguen en la calle, ni marinos norteamericanos. El lugar sin embargo permanece, como en el poema Prosser, de Raymond Carver, en el que un viaje en coche del protagonista con su padre sirve de melancólica constatación de los cambios que se producen en el paisaje en el que nos movemos, a pesar de que hay algo que permanece. En este caso lo que permanece es la Plaça de la Drassana, y la fuente de en medio, y la estatua del navegante Jaume Ferrer. Joan Grauches, el olvidado escultor de Ciutat, nos dejó casi en el anonimato esta estatua admirable. Los niños juegan como si su mundo fuese la plaza, observados por dos soldados que se encuentran a varios miles de millas de distancia de su hogar. En un instante mágico, el fotógrafo Josep Planas intuyó que la escena merecía ser recordada, y ahora, gracias a este gesto, nos podemos trasladar a la Plaça de la Drassana y rememorar aquel instante. Y no sólo aquel instante, porque la fotografía amplía el abanico espacial que nos muestra, estimulando a  la imaginación para que siga más allá, escarbando en las cercanías del lugar fotografiado, incansablemente.

     

    Josep Planas i Montanyà: Dos marines nord-americans observen un grup de nins a la plaça de la Drassana. 8 d'agost de 1960

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook