Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 20
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Aromas y sonidos

    Son las seis de la tarde. Se oyen menos cigarras que al mediodía. Por la barandilla de madera hay varias hileras de hormigas. En la terraza de la casa de al lado conversan un hombre y una mujer. Akis está a mi lado, tumbado sobre el suelo de baldosas de cerámica, que le deben de dar algo de frescor. Miro la línea del horizonte, esa línea aparentemente recta que debió de inspirar a Euclides, Veo las rocas de Cala Deià, el fulgor de la luz poderosa del Mediterráneo. Estoy rodeado de adelfas, y de enredaderas, y de repente presto atención a la melodía de unos pájaros que pían, sonidos aparentemente azarosos y que sin duda son modulados por unas reglas básicas de la naturaleza. Pasa una ligera brisa que me refresca. Después de comer, Pep me ha contado que esta mañana ha identificado en el cementerio la tumba del viejo pescador que él conocía de niño, y que murió hace algunos años. Está cerca de la zona de los artistas, y de la tumba de Robert Graves. Miro los tejados de las casas, que siempre otorgan simetría a cualquier espacio urbanizado. Una mujer joven tiende ropa en una casa cercana. Tengo la sensación de que existo en el día de hoy sumergido en un tiempo que se puede tocar y que puedo administrar sin tener que estar sometido a nada. El reloj de sol no marca hora alguna. Entre dos casas hay varios chopos que se mueven al impulso de la brisa, y puedo oler aromas marinos salpicados de flores. Me llaman la atención dos pinos de troncos paralelos, que están muy cerca el uno del otro, en la ladera de la montaña, y que se inclinan hacia el mar.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook