Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 08
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Sin destino'

    De golpe, mientras ando por la calle, muy temprano, respirando el aire humedecido por la lluvia, recuerdo detalles de ‘Sin destino’, de Imre Kertész, un libro que leí hace algunos años, y al que vuelvo de vez en cuando para releer el último capítulo, en el que se condensan todos los pensamientos del protagonista acerca de lo que significa ‘regresar’ después de haber sobrevivido a los campos de exterminio. ‘Sin destino’ se relaciona con la constatación de que vamos dando pasos, un paso tras otro, y que en este avance se vive la vida. ‘Las cosas llegaban, pero nosotros también avanzábamos’. ¿Se hubiera podido evitar lo que ocurrió? El protagonista, al regresar a su ciudad, habla con unos vecinos a los que intenta explicar su manera de interpretar la experiencia que ha sufrido, pero ellos no lo entienden, sólo le insisten en la necesidad de empezar una nueva vida y de olvidar los horrores. ‘Yo había vivido un destino determinado; no era ése mi destino pero lo había vivido’. Este recuerdo del libro, mientras camino, me ha sobrevenido asociado a la imagen de un hombre en bicicleta con quien me cruzo desde hace varias semanas. Es un hombre joven que deja la bicicleta en la acera y empieza a buscar en el contenedor. Si encuentra algo que le interesa lo pone en una mochila que lleva a la espalda, y se sube de nuevo a la bicicleta para ir hacia otro contenedor. Así va recorriendo Ciutat, de contenedor en contenedor. Creo haberlo reconocido en lugares alejados de mi calle, aunque lo más seguro es que se trate de otro hombre, y que sean cada vez más los que se dedican a escarbar en la basura. Y así van sobreviviendo, paso a paso, de contenedor en contenedor, asumiendo un destino que es una condena. ¿Se hubiera podido evitar?  

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook