Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 13
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'El peso de la luz'

    La manera de mirar una ciudad influye en nuestro pensamiento, y tiene incidencia en el orden de las cosas que proyectamos en nuestro interior. A veces una exposición, aunque sea de una sola obra, nos sugiere mínimas asociaciones entre ideas, o entre sensaciones que aún no son ideas y que precisan de un esfuerzo mental para convertirse en algo definido. En el Casal Solleric hay una exposición que se titula El peso de la luz, de Pep Llambíes, una sola escultura inscrita en el patio central, que puede ser una metáfora o un recuerdo. La metáfora ha de ser descubierta desde la evolución de la historia de la física, que hurgó en las cualidades corpusculares y ondulatorias de la luz, hasta admitir que según las circunstancias se comporta de una forma o de otra. Y el recuerdo desde la memoria de cada uno, porque las bombillas de que está construida la exposición son las viejas bombillas que aún no estaban sometidas a la obsolescencia  programada, cuando los interruptores tenían la forma de una pera que colgaba del cabecero de la cama, y el acto de encender o apagar era un movimiento muy consciente, en vez de este acto irreflexivo de encender y apagar que realizamos ahora sin que luego nuestra memoria lo haya registrado. La luz pesa aunque parezca leve y etérea, y sólo va en línea recta en las distancias terrenales, porque en las largas se somete al espacio curvado.  La escultura de Pep Llambíes sugiere lo evidente y también lo que es necesario entender de todas las evidencias que nos sugiere la ciudad, que puede tornarse transparente si no somos capaces de entresacar las imágenes más limpias, que pueden convertirse en extravagantes por poco que nos alejemos de nuestro círculo inmediato. Salgo del Casal Solleric, y justo enfrente, en el Borne, unos turistas fotografían el paseo como si al verlo hubieran descubierto algo que no conocían o que no hubieran visto nunca, y sin embargo en sus ciudades deben de  caminar por paseos tan bellos o más, o por parques de una belleza sobrecogedora, como el parque bellísimo que descubrí en Malmöe y que aún recuerdo como si la luz de aquella mañana pesara más que la luz de ahora mismo. Mientras, la mujer que vive cerca de las tortugas, la otra escultura, pero ésa permenente, mira el suelo con insistencia, como si el suelo fuese su universo, y sus bolsas de plástico llenas de sus enseres amontonadas cuidadosamente en un carro de hipermercado, su experiencia vital expuesta a los sinsabores del tiempo, que cobija por igual las alegrías y las desventuras . Cada uno con su peso, y todo peso expuesto a la pureza de la luz.

    Motivo: 'El peso de la luz', Pep Llambíes, Casal Solleric

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook