Blog 
Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra
RSS - Blog de M Angel Moyà Juan

El autor

Blog Mirades a Ciutat / Los límites de la tierra - M Angel Moyà Juan

M Angel Moyà Juan

Com un viatger, que de sobte es reconeix en una fotografia. // A los lejos unos árboles, y el tiempo que bordea la realidad, y la moldea, y la envilece y exalta, y la construye.

Sobre este blog de Mallorca

Desde muy temprano las calles de Ciutat buscan un interlocutor, o un gesto que sea premonición de algún conocimiento. // La tierra, con la que se produce este intercambio en el que hay que ser consciente de los límites.


Archivo

  • 08
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'El fulgor de los días que se fueron'

    Por primera vez me he fijado en la vegetación que bordea la autovía al aeropuerto. Hay muchos pinos, pero no hay almendros, y en el parterre central de la divisoria hay adelfas y algún ciprés. La carretera se convierte en una cinta mental en la que se ensartan un montón de vivencias recientes. Estas dos últimas semanas han transcurrido con mucha rapidez, como si entre el viaje de ida para ir a recibirlas y este viaje de vuelta para ir a despedirlas el tiempo se hubiera comprimido en un fulgurante abrir y cerrar de ojos. Y en medio, entre los dos extremos, unos hermosos rayos de sol, y recuerdos. Nos hemos despedido enfrente de la terminal de salidas, y durante el trayecto de vuelta a casa me he vuelto a fijar en la vegetación, en las chimeneas de la central eléctrica, en las antenas de telefonía móvil del Estadio Balear y en el desorden urbanístico. Uno a veces dirige la mirada en la dirección absurda que le indica su alma, y se queda en un estado de pasividad mental, como si no hubiera nada que hacer a partir de ahora. Cuando entro en casa hay un gran silencio que debería ser llenado de alguna forma, así que enciendo la radio y me dejo llevar por la música y por la luz abundante que entra en cada habitación. Pero ni la música ni la luz llenan el vacío. Ellas se han ido de nuevo y me he quedado mirando por la ventana con esa inquietud que se siente cuando ha pasado el tiempo de los regalos.

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook