Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 28
    Marzo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las falsas redes sociales de Obama

     

      Ese “que inventen ellos” de Unamuno persiste grabado a fuego en la sociedad española. No sólo copiamos alegremente, sino que además algunos tergiversan y manipulan a su antojo. Incluso se permiten dar lecciones. Se aproxima una campaña electoral y como siempre, España camina varios años por detrás de otras naciones. Uno de los casos más claros de error en la interpretación es atribuir a Barack Hussein Obama, actual presidente de los Estados  Unidos, una victoria basada en el empleo de lo que se han dado en llamar “redes sociales” en internet. La campaña de  Obama se apoyó en una férrea red sí, pero fraguada persona, a persona y casa a casa. Internet fue uno de los pilares de la estrategia diseñada por David  Ploufe, un medio y nunca un fin. Obama no empleo Facebook ni Twitter para ganar. En cambio se aplicó a fondo para triunfar en los debates televisivos en los que por cierto, desplegaba aquella oratoria que ahora  ha quedado olvidada. El caso es que fue mucho más listo y creó su propia red  llamada MyBarackObama.com. un portal donde todos los que apoyaron la campaña se registraban como seguidores  y podían tener su propio blog. El mío aún está activo. A la vez, el entonces aspirante a candidato y posteriormente candidato oficial ofrecía  información de todas sus actividades. Y lo último y no menos importante, que constituye una diferencia fundamental con España: a través de esa red se recaudaban fondos para financiar la campaña. En Estados Unidos los fastos electorales no los pagan los ciudadanos con sus impuestos. El presidente sigue manteniendo la página Obama for América. En ella informa de todos sus actos y semanalmente envía mensajes a quienes están registrados previamente. Las estrategias de comunicación política en USA son radicalmente distintas. No es posible empezar la casa por el tejado. Internet en la política americana no es el juguete de nuevos frikis que quieren ser o parecer muy modernos. Bien al contrario, es una herramienta de doble filo en la que a diario se transcriben coma a coma y punto a punto las intervenciones públicas y entrevistas de todos los miembros del gobierno Copiar, si se hace bien a veces no es malo, tergiversar siempre resulta patético.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook