Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 10
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La amante de Petraeus y el lío de Bengasi

     

    El  pasado 12 de septiembre el embajador de EEUU en Libia, Christopher Stevens, un especialista en computadoras del Departamento de Estado y dos ex integrantes del grupo de élite de los Seals de la Marina que trabajaban con guardias privados de seguridad murieron en Bengasi en dos ataques terroristas diferentes: uno contra el consulado de ese país y otro contra el convoy que trataba de evacuar a las víctimas. Todo comenzó tras una protesta frente a la sede del consulado por un vídeo realizado en EEUU con ofensas al profeta Mahoma. Han pasado casi dos meses y el  gobierno continúa inmerso en la polémica por una actuación que cuestionan millones de americanos. Obama  no tuvo  más remedio que debatir el  asunto libio con el ex gobernador de Massachusetts, en uno de los puntos de mayor discrepancia en política exterior entre ambos contendientes presidenciales.

    Aquel suceso no está ni mucho menos zanjado y se cobró una nueva víctima el pasado viernes con la dimisión del director de la CIA, el general David Petraeus, pacificador de Irak, diseñador  de la estrategia para Afganistán, un auténtico  Dios en el poderoso Olimpo militar estadounidense. Petraeus no ha tenido más remedio que cerrar en falso  la batalla más humillante de su vida. La versión oficial justifica la dimisión con el affaire que supuestamente mantenía el militar con su biógrafa, Paula Broadwell, destapada por el FBI, cuando investigaba si terceras personas habrían accedido a su email. Y ya se sabe…pocas cosas hay más reprobables en los USA que llevar una vida personal disipada, sobre todo cuando se cobra del erario público. Pero una de ellas es no proteger con la misma vida los intereses americanos en el exterior. Por algo así perdió Carter las elecciones en 1976. Obama ha librado, pero ha tenido que sacrificar a su halcón preferido. La coartada de la relación extramatrimonial ha sido el mal menor.  Con los ánimos aún encrespados, Petraeus no hubiese resistido un interrogatorio del Congreso para revalidar su mandato al frente de la Central de Inteligencia más famosa del mundo. El affaire Bengasi es uno de los escasos temas de política exterior que han calado en los hogares americanos. La marcha del general deja al presidente electo sin uno de sus grandes estrategas. La leyenda Petraeus ha caído en picado. Mal precedente de inicio de la legislatura que partirá el 20 de enero.

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook