Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 16
    Octubre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El reverendo Black, azote de senadores

     

     

    Tiene nombre de cantante pop. En realidad es el cura que les canta las cuarenta a los senadores federales estadounidenses. El reverendo Barry Black, de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, capellán de la Cámara Alta desde 2003 y primera persona de raza negra en el cargo, abre cada sesión con una plegaria. Así lo marca la tradición en un país que no sólo no esconde ni margina la religión de sus actos públicos, sino que la tiene siempre presente. La diferencia es que en estos días de tensión negociadora en torno al nuevo presupuesto federal, las oraciones de Black, almirante retirado del ejército repleto de condecoraciones, van acompañadas de sonadas reprimendas dedicadas al poco generoso y ejemplar comportamiento que el prelado detecta en sus señorías de uno y otro bando en liza (los representantes de los partidos demócrata y Republicano). Cierto es que una falta de consenso –no parece probable a pesar de los tiras y aflojas-podría dejarle a él mismo sin sueldo. El caso es que Black con voz profunda y potente de cantante de góspel  lleva más de dos semanas aprovechando la coyuntura para lanzar munición contra los senadores. Sus haikus matinales sobre la  hipocresía y la doble moral que reina en la política estadounidense, donde,  todo hay que decirlo, lo casos de corrupción afloran como las setas en otoño, copan espacios en las televisiones y llegan a los comentarios de la calle.

    Porque si el americano odia que los servidores públicos jueguen  con el dinero de sus impuestos, más detesta que los cien representantes de los cincuenta estados cobren extra por reunirse en fin de semana, mientras los funcionarios pasan las noches en vilo sin saber que será de su paga el mes que viene. Esa incertidumbre ligada a los abundantes recortes puestos en marcha por la administración Obama en los últimos años, alimentan un sentimiento de descrédito hacia la casta de Washington que los congresistas no pueden permitirse, salvo que no tengan apego al escaño.

    Sin un acuerdo antes de mañana para elevar el techo de la deuda, el gobierno alcanzará su límite de endeudamiento y sólo contaría con los US$30.000 millones de sus cuentas bancarias más los US$6.000 millones que recauda diariamente en impuestos: insuficiente para pagar las cuentas.La interpretación del presidente Obama es que, sin tal acuerdo, estaríamos camino de una suspensión de pagos que no vendría inmediatamente, pero cada día estaría mucho más cerca. Mañana mismo, el gobierno tiene que pagar 11.000 millones en pensiones y a final de octubre 6.000 millones en intereses de deuda pública. El primero de noviembre sería definitivo: la factura de ese día es de 58.000 millones.  Obama tiene alternativas que servirían para evitar lo que se augura como un tsunami financiero internacional, que entre en suspensión de pagos el emisor de los títulos más 'seguros del mundo', los del Tesoro de EE.UU. Eso sí, como el default, igual son inconstitucionales.  Así que, mientras los representantes del pueblo americano deshojan la margarita, Black reza en la capilla para que “God”, les ilumine en el arduo camino de dar su brazo a torcer. Después de todo, el reverendo también representa al pueblo, por algo es escogido por mayoría entre los mismos a los que ahora afea la conducta. ¿Alguien se imagina algo semejante en España?.

    El Senado Americano eligió su primer capellán en 1789. Hasta ahora todos han sido de credo cristiano, pero pueden pertenecer a cualquier confesión. Black, nacido en Baltimore (Maryland). Ha sido pastor de la flota del Atlántico con base en Norfolk (Virginia) y también ha estado destinado en la base de Pensacola (Florida). Es doctor en teología, filosofía y psicología.  Está casado y tiene tres hijos…tres hijos y cien niños grandes a los que pastorea sin contemplaciones.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook