Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 27
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vuelta al cole político

    Inauguro el nuevo curso político en esta localidad gallega donde hace un año lancé un esbozo del programa con el que me presenté a las erecciones generales. Dije entonces, como presunto líder del partido de los trabajadores, que el déficit no se ataja subiendo impuestos ni con recortes sociales. Defendí un proyecto sin exclusiones y con el objetivo de afrontar la crisis creciendo económicamente y creando empleo.    

    Mantuve que sólo eliminaríamos el gasto superficial. Ahí están los resultados. Nada de subir el IRPF, el IVA, el IBI... Ni los medicamentos a la población, incluidos los pensionistas, ni excluir 417 de la tan segura Seguridad Social. El material de la escuela, el transporte escolar y los gastos de comedor no se han subido.

    En ningún momento se me ocurrió la peregrina idea de recortar prestaciones a los parados, cuidadores y dependientes, y de favorecer que las personas ganen menos, paguen mucho más por todo o estén simplemente paradas, sin un céntimo o con uno y sin perspectivas de futuro serias.  

    ¿Atacar a la ciudadanía, a los empleados públicos, al mundo de la cultura y las artes y a la democracia? No, no. ¿Defender sólo a los que ostentan alguna forma de poder reaccionario? No. Tampoco. Ya expliqué que los ERE no aumentarían el paro continuamente. Nunca defendí que conduciría al personal a la miseria. O que subiría las tasas universitarias y metería un tijeretazo a los jóvenes y a las becas...    

    Un año después me presento sin trampas ni estafas gordas y con mi hoja de servicios limpia y reluciente, con aromas de sales integristas y alemanas. Ya lo ven. No quise ganar en las urnas mintiendo. La salida de la recesión está encauzada. Ustedes, con este rumbo, no saldrán nunca de ella, desde luego, pero el problema está en vías de solucionarse.             

    Continúen votándonos por su propio bien y aplaudan a las más altas esferas internacionales si no quieren caer en la ruinosa tentación del mal. El auténtico progreso temido por los grandes caballeros oscuros que manejan los botones para volver a zancadillear cualquier peligroso avance de la clase trabajadora.

    Vean, vean... Nuestra equilibrada gestión ha conseguido que el fantasma del rescate global de la economía no revolotee sobre nuestro país. ¡Juntos podemos! Muchísimas gracias, infame e ingenua plebe.       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook