Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 11
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vía muerta

    Me veo en una estación de trenes con el equipaje en la mano. No sé cómo pude llegar. No he venido pero estoy aquí. No hay nadie. Si pudiera preguntar a cualquier empleado... Imposible. Completamente solo. Tal vez sueñe. El reloj no marca las horas. Las agujas están inmóviles, se han quedado congeladas y parece que no transcurren los minutos.

    No recuerdo que tuviera un viaje pendiente. No. No me acuerdo de nada. ¿Quién soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Adónde voy?... Solo y sin nadie más. Tiene que ser un sueño. Una pesadilla. No sé. Una estación solitaria donde no hay viajeros que esperen para ir con destino hacia alguna parte. Que vengan de algún lejano sitio.

    No veo ningún tren. Ni suena alguna voz por los altavoces que anuncie una salida o una llegada. Los andenes y los asientos de espera están vacíos. Y yo en medio de la más absoluta de las soledades... Debe haber una explicación. No la encuentro. No tiene sentido. Pero juraría que todo es real. Puede ser mentira, ficción o una broma.   

    No se oye nada ni a nadie. Yo soy... No lo sé. Vengo de... No tengo ni idea. Voy a... Debería ir a algún lugar. Esperaremos. Puedo dar gritos, huir, pedir socorro... No he venido pero estoy aquí. En una estación de trenes con el equipaje en la mano. A ver qué ocurre. (Larga pausa).   

    Oigo lejanamente el pitido de un tren. Se acerca. Ya lo veo. Está más próximo... Acaba de llegar. Hay personas en los vagones. Si pudiera preguntar... Un vigilante se acerca y me obliga a subir a bordo. "¿Quiere explicarme qué significa esto?"... Tiene el pico cerrado. La gente no habla, no se mueve, no sonríe. El tren arranca enseguida.

    No existe el paisaje. Corre a gran velocidad y penetra en un túnel.... (Nueva y prolongada pausa). Llevo varios años en este vagón de ruin categoría. Resisto. Y no sé cómo. Salimos del túnel en estos instantes. El panorama es gris, muy grisáceo. El tren frena. Los individuos salen mecanizadamente.

    Camino por un sendero sin el color verde de la esperanza. No observo nada alrededor ni veo nada en el horizonte. "¡Oiga!"... El vigilante no presta atención, sigue igual y yo circulo sin rumbo. No voy a ningún lado. A ningún lado. El tren acaba de llegar al término de una vía muerta. No respira.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook