Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 21
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Unos ganan, muchos pierden

    Los ganadores brindan con champán, ebrios y con hambre de más poder. Los goles a favor han significado casi la destrucción masiva del eterno rival. Los perdedores asumen el drama con pañuelos y los triunfadores se frotan las manos. Mucho público les apoya, pero los que ganan de verdad son otros según las reglas del juego.  

    El equipo perdedor acaba de encajar una goleada que exige algunas dimisiones. Se necesitan una nueva directiva, un nuevo entrenador y distintos jugadores para salir del terreno movedizo y escalar peldaños lentamente. Una limpieza global que contribuya a orientar el rumbo de otra forma y a recuperar la identidad más o menos extraviada. 

    Un propósito de enmienda y a seguir peleando en los entrenamientos y en los encuentros correspondientes. Lo peor no es caer, sino no levantarse. La batalla sigue y habrá que estar vigilantes y al acecho para no hundirse más en el barro. La afición lo exige.

    Hoy el equipo ganador tiene la sartén por el mango para arrear a quien haga falta. A los de siempre, por supuesto. El mister coge la partitura escrita en las altas esferas, agarra la batuta y quiere dirigir la orquesta a su modo. La fiel infantería levanta la copa. Los circunstanciales seguidores van a estar muy atentos a las jugadas para ver qué ocurre en el campo. Por si tienen que alzar la voz o cambiar de camiseta. Y los adversarios deberán poner en marcha un férreo marcaje.  

    Los perdedores tendrán que aprender la lección, mejorar y superarse con el objetivo de romper ciertos esquemas y de que los aficionados sean los auténticos vencedores, no la poderosa golfería reinante ni los tragaldabas mercaderes del mundo, a quienes lo único que les atrae es el lucro puro y duro en cualquier momento y ocasión.

    Que no pare de sonar en Génova, en Pekín, en la calle y en todas nuestras casas Paquito el chocolatero, ese pasodoble tan genuinamente español. Casi nada. ¡Ah! Y que al tal Paquito le nombren ministro de Alimentación... o de Cultura.   

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook