Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 15
    Marzo
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Se necesitan clientes. No hace falta experiencia

    Lanzo la caña de pescar y aguardo a ver si pican el anzuelo. Muchas cañas para pocos peces… Pican. Pero no vuelven a picar. El río está revuelto pero hay poca ganancia de pescadores.

    Sigo esperando con la caña puesta. Hay que comer, cenar… Tengo señora, hijos, suegra y una cacatúa. Mi suegra y la cacatúa parlotean por la mañana, por la tarde, por la noche y se entretienen mucho. A veces no sé quién es la cacatúa y quién es mi suegra.

    Sigo con la caña en su puesto. Es necesario que piquen para poder llevarse algo a la boca. No es fácil. Repito. Muchas cañas para pocos peces… Un poco de paciencia. ¡Vuelven a picar! No todo se reduce a comer o a cenar. Tenemos que desayunar, pagar el piso, la luz, el agua, el gas y el teléfono. Hay que vestirse. ¡Vivir! O no tener nada y residir encima de un cartón.   

    Se necesitan clientes. No hace falta experiencia

    No sé si ustedes han creído que soy pescador de peces… No, no. Pesco personas. Cada uno pesca lo que puede. Ya digo. Lanzo la caña de pescar y aguardo a ver si pican el anzuelo. Tengo una tienda con un cartel en el escaparate que dice: “Se necesitan clientes. No hace falta experiencia”.

    En eso estamos cada día. Pasan por la puerta y siguen caminando. Algunos o algunas se paran, miran el género y vuelven a caminar. Alguien entra, le atiendes y compra o no compra. Si compra, vale, y si no compra, muy mal. No todo el mundo va a gastar, claro, pero es preciso que más de cuatro o cinco gasten.

    ¡Clientes, por favor! Aunque no sea un cliente muy experimentado… Yo le enseño las cosas, se las lleva y ya está. Por eso insisto. No hace falta experiencia. Hace falta un poco de dinero, tener interés en adquirir algún producto y perder el temor a comprar. Y si ustedes son compradores compulsivos, mejor. Especialmente en fechas señaladas, como se dice.

    ¡Compren, compren! El consumo es imprescindible para el buen funcionamiento de la economía. Y si no necesitan nada, no importa. Compren también. Lo que sea. Es muy entretenido. No lo olviden. Se necesitan clientes. Sigo esperando con la caña puesta…  

    Pinchen este enlace de cine  https://youtu.be/zfAz8Qx8uw0                   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook