Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 12
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Queda terminantemente prohibido hablar de la crisis

    Pues sí. Hablaremos de otras cosas. De otros temas que no sean ése. ¡Ya está bien! No sé de qué. Pero hablaremos de algo. Y eso que el asunto lo polariza todo. Aun así, debemos hablar de lo que sea. Cualquier cuestión vale. Supongo. Menos volver a tocar la misma música. Queda terminantemente prohibido hasta nueva orden.

    ¿Qué puedo decir?... Algo simplemente. Veo, veo. Veo una cosita. Veo un perro. Ladra. Traduzco los ladridos con mi traductor electrónico y dice que el can protesta porque es vagabundo. No tiene casa. Le abandonaron y el dueño huyó a toda prisa. Sigue ladrando... Duerme en cualquier sitio y come lo que puede o no come.

    Veo más. Veo un gato. Maúlla. Traduzco los maullidos con mi polivalente traductor e indica que está indignado porque le persigue un guardia. El gato reivindica libertad y derechos, pero el hombre le acosa incansablemente. Veo, además, gente que estornuda... Utilizo mi traductor para ver qué significa. Según el artilugio, estas personas están acatarradas. Están débiles y con pocas defensas. Los autoritarios virus hacen de las suyas en beneficio propio y en perjuicio de la colectividad. 

    Sigo viendo. Veo una simpática celebración deportiva. Unos señores, provistos de grandes tijeras y porras, corren detrás de otros sujetos. Huyen. Los atrapan, levantan las manos y se rinden. Y veo otra fiesta un poco más allá. Los participantes lanzan monedas a los bolsillos de los organizadores con gorros de copa... 

    Veo, veo. La cuestión es no hablar de la crisis que nos invade, sino de otras cosas. No sé. Tengo la ligera impresión de haber hablado de ella sin proponérmelo seriamente. Como ya dije, el trillado asunto lo polariza todo.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook