Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 19
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Piso patera y ¡olé!

    Vivo en un piso en el que estamos casi veinte. Un piso patera. A él nos agarramos para navegar. Dormimos distribuidos por toda la vivienda. Incluso debajo de las camas, que, como todo el mundo sabe, suele ser un sitio espléndido para pegar el ojo. Unos duermen en la cocina, pero se zampan las pocas provisiones que hay en cuanto el personal se despista. 

    Otro duerme en la bañera con el pijama lleno de espuma, otros dormitan dentro de unos sacos de alpillera en la terraza... Algunos se tumban en el pasillo. Yo me he tumbado varias veces ahí, pasa algún distraido y te pisa. Dormimos en el armario... Un sitio ideal para la polilla, para dormir en invierno y para esconder al amante o a la amante en los vodeviles. O durmiendo en un baúl y sentados encima de unas sillas. Con cascos por si te caes de noche que no re le rompa a uno la cabeza. 

    Varios roban para sobrevivir, otros venden pañuelos en las esquinas, bolsos o películas piratas con un ojo tapado. Cada uno hace lo que puede desde que perdió su empleo. Encuestas telefónicas que nadie atiende, pedir dinero a los viandantes porque te faltan cincuenta céntimos para coger el autobús de Benidorm...

    Y hay que estar a dieta con el cinturón bien apretado. Por lo demás, llevamos una vida magnífica. No tenemos tele. Uno canturrea y el resto le acompaña palmoteando para divertirnos un poco. Contamos chistes y chismorreamos. Los más hábiles hacen piruetas y se quieren presentar a un concurso a ver si valen. 

    Tampoco tenemos luz ni agua. Hay velas y un par de cantimploras que llenamos todos los días en una fuente de agua del grifo.... Perdonen. Acaban de llamar a la puerta con los nudillos. Creo que nos vienen a echar de la casa por falta de pago. Cogeremos las mochilas y nos iremos a la calle. Ya les dije que, aparte de ciertos inconvenientes, vivimos una realidad de lo más simpática.

    El piso patera se hunde cerca de un yate con varios camarotes de varias estrellas. Vale. Nosotros seguimos tan contentos. No sé si somos demasiado optimistas o algo idiotas... No lo sé. Vuelven a llamar a la puerta. Qué risa. ¡Ya voy!... 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook