Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 25
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pesadilla de una noche de verano

    La calentura veraniega contribuye a estimular ese sueño de la razón que produce monstruos. La otra noche soñé con un terrible viaje al pasado. Los soeces fundamentos ideo(i)lógicos, políticos y económicos de un régimen abusivo me parecían reales.

    El poder no residía en la población, sino que estaba secuestrado por las instituciones. Los derechos y las libertades no latían. El ultramontanismo y la represión, a golpe de decretazo, campeaban a su antojo. O la censura y la manipulación informativas. Depuraciones para purgar los desafectos hacia los principios del pensamiento único... 

    El culto al conservadurismo puro y duro era una evidencia. Como norma esencial, la rendición estaba a la orden del día. Y la emigración de la débil clase trabajadora.

    La corridas de cuernos y la tele tonta divertían mucho a los súbditos. La misma cosa podemos decir de la fiesta nacional del balompié. Soñé con la anacrónica costumbre de la caza del jabalí alacenado a caballo en una finca acotada con jinetes ensañándose con el animal. Una actividad perfecta para el ocio de los señoritos de cuatro patas.   

    La enseñanza segregada en esta fatal vuelta al pasado, la discriminación por razón de sexo y, en definitiva, la regresión social en todos los sentidos fueron las piezas de esta pesadilla de una noche de verano muy caliente... 

    De pronto desperté con ahogo. Pero sentí la gran satisfacción de que había sido un insoportable sueño y de residir en los evolucionados albores sociales de nuestro siglo XXI.                  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook