Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 17
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pesadilla antes y después de Navidad

    No, no quiero que me rescaten poniéndome encima de la mano un puñado de monedas que luego tendría que devolver con intereses y con la condición de gastar el dinero en lo que se me exija. Beneficiando a algunos, incluyendo a los que te prestan, y perjudicando a la mayoría. Bastantes goteras tengo ya. Pero si no lo admito puedo ir a la quiebra irremediablemente.

    ¿Qué se puede hacer en este diabólico orden de cosas que sólo pretende dominar a la ciudadanía y engordar los bolsillos de los privilegiados? La especulación irrefrenable de los inversores me sitúa contra la pared, una perfecta situación para que extraigan de mí jugosas ganancias. Por eso los inventores de las crisis las fabrican y las distribuyen por todas partes.

    Primero te ponen en la cuerda floja, y partiendo de ahí se aprovechan todo lo que pueden de tu precariedad. Los mercaderes de los más siniestros mercadillos internacionales son los reyes del mambo y quieren que el personal baile al ritmo de su flauta mágica sin apelación posible y con la luz verde de una grotesca legalidad.

    No, no quiero que me rescaten. Es una pesadilla de la que quiero huir. Los codiciosos, caiga quien caiga, abren sus fauces y se adueñan de la vida del vecino. Nos invaden totalmente y se asume con un poco de indignación pero como si fuese una llaga inevitable en las posaderas. ¿Hasta cuándo?  

    Buceamos, y sin bombona de oxigeno, en una de aquellas viejas historias para no dormir. Más aún si me dejase salvar con un generoso y envenenado rescate para tenerme más secuestrado todavía.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook