Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 25
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oleaje social

    Los mercados han venido haciendo de las suyas al apretar las tuercas. Y cierta clase política. La indignación social tiene cada vez más fiebre... La marea ciudadana se convierte en oleaje que va a seguir apretando por los recortes en servicios y prestaciones, por la herida abierta en los derechos sociales, laborales y ambientales. 

    La gestión política da la espalda al grueso de la población y, naturalmente, las instituciones nacionales e internacionales pierden legitimidad. Incluso la jefatura del Estado. Los golpes a la sanidad y la educación públicas ponen en pie de guerra a todos los sectores de la sociedad indignada. El terrón de azúcar de la libertad y la democracia, por tanto, se diluye imparablemente. Por si fuera poco, la corrupción y la patraña afloran para rematar la juerga.  

    Cientos de miles de personas protestan contra este orden desordenado de cosas. Contra la banca, los desahucios y lo que sea preciso. Sólo el paro, la precariedad y la recesión seguirán latiendo con este rumbo y pese a que haya leves síntomas de cambio. El déficit disminuye a costa de la clase trabajadora...

    Los posibles brotes de la recuperación estarán contaminados por la puesta en marcha de unos cimientos que provocan la general calentura en nuestras calles. El derecho a la dignidad y a un trabajo digno está roto y continuará de esa forma por esta vía impuesta a bofetadas. Mientras no se demuestre lo contrario. El talante antidemocrático no lo pone el personal, sino quienes le atacan constantemente.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook