Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 28
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    No lo digo solamente yo

    Triunfa en el mundo una economía que mata. No lo digo solamente yo. Lo dice el Obispo de Roma. La exclusión y la inequidad hacen ese milagro. Así no es fácil que a uno le entusiasme lo que nos rodea. ¿Quiénes y qué políticos están dispuestos a luchar contra la tiranía de este sistema económico?

    No compartir con los pobres los propios bienes es robarles y quitarles la vida. No lo digo solamente yo. Lo afirma el Pontífice. “No son nuestros los bienes, sino suyos”, añade evocando antiguas palabras, y anuncia una conversión del papado para que sea más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle.

    Aquello de “no matarás” implica también el rechazo a la ley del más fuerte, esa que se zampa al más débil y la que enarbola el oscuro juego de la competitividad. Y éste es el resultado. Marginación, desempleo masivo, desesperanza e indignas salidas. Las personas se convierten en pañuelos de usar y tirar en el ámbito de un orden claramente injusto, y la falta de igualdad de oportunidades es una forma de agresión y violencia.

    El bienestar se amplifica para los de siempre. El derecho de admisión queda reservado. Los mercaderes y la especulación financiera, dentro de las normas establecidas o fuera de ellas si les place, provocan estos desequilibrios bajo la bendición y la batuta de los gobernantes e ideólogos afines a la estafa en sesión continua. No lo digo solamente yo. Lo dice Francisco, el Papa.     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook