Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 29
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Mariano, el del bombo

    La señora Nación no acude al Congreso para debatir y comprobar cuál es su estado, sino a la consulta del médico de cabecera. El presidente desprecia a la ciudadanía. Ésta le quita puntos pero los exprimidos contribuyentes y los casi seis millones de desempleados, que deberían movilizarse por muy parados que estén, sólo se indignan entre colegas o en la barra del bar. Pues vale.

    Saca el estetoscopio el galeno, ausculta a la paciente y observa que su respiración es precaria, con excesivas palpitaciones. La lengua está sucia con tanto caradura de siete suelas que hay por ahí, y exhibe ojeras por hartazgo y no pegar el ojo lo suficiente. La señora Nación está al borde de un ataque de nervios. O en pleno ataque nervioso por culpa de las medidas que bombardean a la indefensa y resignada población, que patalea de vez en cuando para desahogarse un ratito y volver al redil enseguida. 

    El país circula por la cuerda floja gracias a la eficaz gestión de unos y otros gobiernos. Y los feligreses caen por el abismo de los abusos sistemáticos con la bendición de Su Santidad. ¡Qué alivio! La señora Nación tose mucho, sufre jaquecas, una visión muy turbia... Padece molestias en las articulaciones, presenta ardor, tiene los pies planos y gota, además de serias goteras en el techo.

    Visto el diagnóstico, el tratamiento puede consistir en lo siguiente. Mejor algunas cosas naturales para ahorrar en gastos farmaceúticos. Taza de tila por la mañana y otra antes de meterse en el sobre. Duchas frescas, caldo de cebolla contra la tos y comer zanahorias, estupendas para la vista cansada. Ejercicio, bicarbonato y un fontanero que limpie las sucias cañerías de la cosa estatal. 

    Debe consumirse, pero los consumidores están consumidos y no se crece ni un ápice. O sea, que tómese un complejo vitamínico para el crecimiento económico... En fin. La señora Nación no acude al Congreso porque no le da la gana a un presidente que desprecia a la ciudadanía y a toda la oposición política. A Mariano, el del bombo, le encanta meter balones en la portería de los débiles. 

    Recetémosle aceite de ricino para purgarle y un boomerang con recortes y subidas de precios e impuestos. Láncelo a las personas señor presidente, esquívese y que vuelva a usted con objeto de que pueda saborear la medicina de sus generosos ajustes con el sello de la frágil UE. Bondadosos para los fuertes. Normal.

    Los pachuchos leones de la Carrera de San Jerónimo necesitan urgentemente, por cierto, una lavativa de tomillo contra el estreñimiento democrático, así como unos supositorios de anís para eliminar los gases tóxicos de la especulación y de la corrupción intrínseca de las instituciones. Un tónico contra la mala circulación y la involución social galopante tampoco sobraría.         

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook