Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 24
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Lo imposible es posible

    Cada año hay un millón nuevo de pobres en nuestro país. Menos mal que los Presupuestos del Estado de 2013 son los más sociales de esta falsa democracia. Paro, muchos y muchas sin ningún tipo de ingresos... No tener empleo o perderlo es completamente normal. O perder la casa y repartir a los hijos entre la familia. Privarse de todo es cada día más frecuente, al igual que comer regular e insuficientemente del banco de alimentos.

    Los familiares que puedan regalan al necesitado unos 35 euros a la semana para ir hacia delante en esta imparable marcha atrás. Un matrimonio alquila una habitación en cualquier sitio a cambio de 200 euros al mes. Si es que puede pagarla... Los efectos de esta guerra contra la población están ahí. Toda una revolución conservadora o un tsunami reaccionario que hace que lo imposible sea posible.

    Nada de comprar ropa. Quizá, ahorrando 5 euros, adquirir unas zapatillas baratas para una hija... Otra estudia un módulo por estudiar algo y para ser nada el día de mañana. Pero hay que abonar los libros. Y si conceden una beca no sirve. No pagan. Los gobernantes sí cobran. Cruz Roja reparte lápices, bolígrafos...

    Una joven estuvo trabajando sólo 12 horas diarias por 600 euros. Dejaron de aprovecharse de ella porque perdió el trabajo. Un señor se ofrece. No exige dinero, sino comida, en principio, para que se vea cómo trabaja... Ni puede asistir a cursos de formación. De ilusión ya no se vive. No queda. La resignación hunde en el asiento. A culturizarse con la tele. Salir solamente a caminar, evadirse o protestar, cuando toca, por toda esta brillante situación sin salida.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook