Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 25
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Llamé al cielo y sí me oyó

    ¿Está Dios?... De parte de un indignado de la Tierra... Espero. Muchas gracias... Le pienso decir unas cuantas cosas porque ya está bien. No digo que él tenga la culpa pero podría hacer algo a lo mejor. A ver qué me dice...

    ¡Hola! Sí. ¿Es usted el Señor?... Perdone que le moleste. No le entretengo mucho. Supongo que tendrá mucha tarea gobernando el universo... Le llamo para decirle, aunque ya lo sabrá, que por aquí abajo hay mucho indignado que echa chispas y pasa hambre... Sí, y eso que hay muchos restaurantes por todos los sitios. Y hay mucho desempleo.

    Yo sí trabajo. Doce horas y sin contratación. Ya se sabe que hay que trabajar mucho y ganar poco para superar la crisis que otros han creado. ¿No podría usted hacer algo contra la recesión?... No, no, no pretendo que apriete el botón del fin del mundo y ya está. ¿Por qué no multiplica los panes y los peces?... O cambiar las reglas del juego, que parecen infranqueables y perjudican a los que menos tienen en el bote.

    Es que eso, Dios mío, de apretar tanto las clavijas a los menos afortunados... Creo, Señor, que debería hacer algún milagro. Haga, ya que aquí abajo no lo hace nadie, un nuevo modelo productivo, basado en la educación y la innovación, para frenar a los tiburones de las finanzas y fabricar empleo...

    Si no le importa, haga también el favor de enviar al diablo a toda la estirpe de los truhanes que estafa y arruga a la población con el aplauso de la legalidad vigente... No le molesto más. Otra cosa. ¿Qué tal se vive en el cielo?... En la gloria, claro. Por allí arriba no habrá los follones que tenemos por aquí... En fin, Dios mío. Mas líbranos de los granujas y del cambio climático... Así sea.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook